Escrito por

Adicción al Bótox

Además de que el Bótox ofrece buenos resultados, podemos hablar de una adicción a esta sustaancia, quizás por sus resultados, quizás por la sustancia en sí.

La agencia BBC publicó un estudio en el que unos médicos británicos descubrían que el 40% de los pacientes que utilizaron Bótox para combatir las arrugas expresaron un deseo compulsivo de someterse a más tratamientos.

Uno de los autores del estudio es el psicólogo Carter Singh, de la Derbyshire Royal Infirmary, y comentó que

El Botox cambia la apariencia física de la piel o rostro de una persona, y eso lleva a una mejor imagen propia. Es fácil ver cómo las personas pueden transformarse en adictos.

Es normal que, al verse mejor cada vez que se usa esa sustancia y perder años de golpe, se cree cierta adicción psicológica, sin embargo, hemos visto como el abuso del Bótox puede deformar las facciones de una persona y dejar un aspecto inexpresivo en ellas. Esto es lo que le está pasando, por ejemplo, a Nicole Kidman.

nicole2