Escrito por Tendenzias

Aumento mamario, luciendo escote

aumento

El aumento mamario o mamoplastia de aumento es una de las operaciones de cirugía estética más solicitadas por las mujeres de todo el mundo. El objetivo, obviamente, es el aumento de los senos, realizado a través de la colocación de unos implantes de gel de silicona cohesivo. Sin embargo, desde hace 40 años, los fabricantes siguen desarrollando nuevas posibilidades de materiales para estos implantes, mejorándolos cada vez más. Este material, ofrece todavía más seguridad que el gel de silicona convencional.

INTERVENCIÓN

La intervención dura entre una y dos horas y se realiza con anestesia general. En ella, se colocan unos implantes  que pueden ser: de gel cohesivo de silicona con superficie rugosa, forma redondeada o anatómica y perfil alto, moderado o bajo.

La técnica utilizada depende tanto de las preferencias de la paciente como de la recomendación del profesional. En cualquier caso, consistirá en una pequeña incisión justo debajo del pecho o alrededor de la areola. A través de esta incisión, el cirujano inserta el relleno en dos vías de implantación posibles: vía periareolar (alrededor de la areola del pezón) o vía submamaria (a través de una pequeña incisión situada en el surco de debajo de la mama).

Al finalizar la operación se coloca un vendaje con gasas y se traslada a la paciente a la sala de reanimación. La paciente permanecerá ingresada durante un día si todo ha ido según lo previsto.

PREOPERATORIO

Antes de una operación de aumento mamario se deben evitar medicamentos que puedan complicar la operación o la recuperación y el tabaco (se recomienda dejarlo tanto un tiempo antes como un tiempo después). Antes de la operación se piden también algunos exámenes médicos que son: analítica sanguínea, electrocardiograma, RX de tórax, mamografías bilaterales y fotografías.

POSTOPERATORIO

En los primeros días después de la operación, se debe tener mucho cuidado, ya que simples movimientos pueden producir bastante dolor en esta zona, por lo que se recomienda reposo absoluto. Aunque la recuperación es distinta en cada persona, a la semana de la operación la paciente ya podrá ducharse, le quitarán los puntos, podrá volver al trabajo si es un trabajo sedentario y tranquilo y podrá mantener relaciones sexuales con cuidado.

Pasadas varias semanas de la operación, la hinchazón irá bajando y se podrán ver los primeros resultados definitivos. El sujetador ya no será necesario todo el día y podrá empezar a hacer ejercicio y mover los brazos con más libertad.

Después de la intervención se debe volver a la consulta para una visita postoperatoria con el fin de determinar que se está realizando una correcta recuperación. Puede ser que en meses sucesivos haya revisiones periódicas

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos