Escrito por Tendenzias

Liposucción ¿qué es y qué riesgos tiene?

La liposucción consiste en la eliminación de grasa acumulada en una zona localizada, la que se extrae, desde el panículo adiposo, con la ayuda de una cánula y un sistema de succión. Esta es una de las operaciones más demandadas, puesto que la acumulación de grasa por una vida sedentaria, los cambios en el cuerpo en diferentes etapas y un canon de belleza exigente, invitan a ello.

Esta técnica es eficaz para eliminar los depósitos grasos, previniendo además la nueva formación de acumulación de grasa debido a que las células adiposas no se reproducen en una edad adulta, sólo se hipertrofian. De este modo, la fibrosis que se produce al eliminar la grasa dificulta el desplazamiento y asentamiento de otros adipocitos.

Después de llevar a cabo la liposucción, el paciente debe llevar una faja de contención las 24 horas, sin ninguna interrupción, a lo largo de 3 semanas. Después de este tiempo, pasará a llevarla sólo por la noche. Esta faja sólo se quita para el aseo personal, las revisiones con el médico y el tratamiento postoperatorio. Puede que en algunos casos en los que se elimine más grasa, sea necesario llevar más tiempo la faja. En cualquier caso, llevarla durante más tiempo del recomendado por el médico, no mejora el resultado.

Los resultados se ven a partir de las dos primeras semanas, cuando se ha empezado a reducir el edema, provocado por este propio tratamiento, y va mejorando la apariencia y disminución de la zona tratada. Para ver los resultados obtenidos se debe esperar al sexto mes. Pasado este tiempo, es posible que se hagan pequeños retoques en las zonas tratadas.

Esta operación se realiza con anestesia local o general, dependiendo de la zona o zonas y el tipo de técnica concreta utilizada.

Los riesgos de este tipo de intervención son los siguientes:

  • Shock (generalmente cuando no se repone suficiente líquido durante la cirugía).
  • Sobrecarga de líquidos (generalmente a raíz del procedimiento).
  • Infecciones (estreptococos, estafilococos).
  • Sangrado, coágulos sanguíneos.
  • Glóbulos pequeños de grasa en el torrente sanguíneo que bloquean el flujo de sangre a los tejidos (embolia de grasa).
  • Daño a los nervios, la piel, los tejidos u órganos, o quemaduras debido al calor o a los instrumentos utilizados para la liposucción.
  • Extracción desigual de grasa (asimetría).
  • Reacciones a los medicamentos o sobredosis por la lidocaína utilizada en el procedimiento.
  • Cicatrices (la superficie de la piel puede ser irregular, asimétrica o incluso “floja”, especialmente en las personas de edad avanzada).
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos