Escrito por

Postoperatorio tras una elevación mamaria

Tras una operación de elevación de mamas (también llamada mastopexia), es necesario seguir unas instrucciones para minimizar las complicaciones al máximo. Como es posible que después de la operación se sientan molestias, dolores y ematomas, se prescribe una medicación que controla bastante bien estos inconvenientes pasajeros. Tras la operación, se aplica a la paciente un vendaje compresivo que será retirado un par de días después, sustiyendo el vendaje por un sujetador especial, de tipo deportivo.

Se recomienda no realizar movimientos bruscos ni esfuerzos excesivos e innecesarios, incluyendo cualquier actividad física o deporte. Además, se aconseja a la paciente no levantar los brazos más arriba de los hombros. Además, las cicatrices, al principio serán visibles y, se irán disimulando a lo largo del tiempo, el aspecto que tienen pasado un año ya suele quedarse así. Sin embargo, cabe aclarar que son permanentes y que sería necesario realizar cirugía reparadora para eliminarlas. En las fumadoras existen riesgos mayores al cicatrizar.

Es importante comentar que la posible inflamación que se produce tras la operación es pasajera, como los posibles ematomas. Además, algunas mujeres suelen perder sensibilidad en los pezones, pero sólo de forma temporal.

Por último, es normal tener las mamas mucho más sensibles tras la operación. Se debería volver a la normalidad tras dos o tres semanas pasada la operación. Se puede hacer vida normal e incluso volver al trabajo tras la retirada de los puntos, eso sí, con un cuidado especia, ya que la recuperación total conlleva un tiempo mayor.