Escrito por Tendenzias

Reducción Mamaria

La reducción mamaria es una operación que nace como solución a la hipertrofia mamaria, es decir, al volumen excesivo en los senos. Este aumento puede aparecer en chicas jóvenes con motivo de una hipertrofia juvenil o producirse por la caída de los pechos, llamada, hipertrofia con ptosis.

En cualquier caso, el motivo de su aparición se debe a un desarrollo excesivo de la glándula mamaria o el tejido adiposo, acompañándose además de una alteración de los tejidos y la incapacidad de lactación.

La hipertrofia mamaria pueden tener diferentes grados. El grado uno hace referencia a un aumento subjetivo, mientras que el grado dos presenta problemas de espalda. Por último, en el grado tres se habla de gigantomastia, con un peso superior al kilo. Todo esto, viene influenciado por valoraciones subjetivas, ya que el prototipo de volumen ideal varía según la zona. Por ejemplo, en Europa occidental un volumen adecuado se encuentra entre los 200-300 cc, en E.E.U.U. asciende a los 400-500 cc y en los países del centro europeo son considerados normales cantidades como 500-700 cc. En cualquier caso, para determinar una hipertrofia, se deben tener en cuenta tanto las características sociales como las biológicas de la mujer (altura, peso, etc.).

PRE-OPERATORIO

Antes de llevar a cabo la operación se examina la glándula mamaria para descartar cualquier otro tipo de patología. También se realizan los análisis y fotografías habituales.

Antes de la operación, es recomendable usar un jabón germicida para todo el cuerpo. Además, se recomienda no tomar medicamentos que contengan salicilatos dos semanas antes y después de la cirugía. También es conveniente tener preparado un sujetador ajustado a la nueva talla y que sea cómodo -para este propósito son recomendables los sujetares para hace deporte-.

INTERVENCIÓN

La operación consiste en retirar el exceso de piel y glándula modelando con el volumen y la forma deseada. También se adaptan las areólas al tamaño y la situación adecuadas. Todo esto se hace a través de un corte que siempre se intenta hacer lo más pequeño posible para que la cicatriz sea todavía menor.

reduccion

La intervención suele durar  unas cuatro horas. Se usa anestesia general y la hospitalización es de 24 horas, momento en el que la paciente puede volver a casa después de haberse realizado las curas pertinentes y comprobar que todo ha transcurrido con normalidad. Para la vuelta a casa, se le coloca a la paciente un vendaje junto con un sujetador adecuado que traerá la paciente.

POST-OPERATORIO

Los puntos de la operación se van retirando de forma progresiva a las dos semanas y los resultados definitivos tardan meses en poder verse, puesto que los pechos no llegarán a la posición definitiva hasta los seis meses. La pérdida de sensibilidad transitoria en las areolas y los moratones son normales.

También son normales las molestias en la espalda, el hormigueo en manos y pies y la pérdida de fuerza en brazos y manos. Todo esto suele aparecer en las primeras horas siguientes a la operación por la posición de la mesa en el quirófano y desaparece en pocas horas.

Otras molestias normales son un dolor de pecho, un aumento de temperatura en las primeras 48 horas y pequeñas secreciones o sangrados también dentro de las 48 horas.

Además de esto, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
  • Evitar mojar los pechos antes de que el médico lo autorice o se quiten los puntos.
  • Evitar la posición hacia abajo o lateral para dormir.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el movimiento de los brazos, así como la carga de objetos pesados.
  • No exponerse al sol esta zona durante seis semanas.
  • El ejercicio físico se puede reiniciar 8 semanas después de la operación.

Vía | Clínica Arquero

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos