Escrito por Tendenzias

Ritidoplastia o estiramiento facial

estiramiento

La ritidoplastia o estiramiento facial es una técnica intervención que permite hacer desaparecer los signos del envejecimiento facial. De las diferentes técnicas, esta es la que más se prolonga, pudiendo durar la intervención unas seis horas perfectamente, por lo que suele conllevar anestesia general y hospitalización de al menos un día.

Esta técnica consiste en despegar la cara, reacomodar músculos y tejidos, retirar y moldear la grasa y resposicionar y estirar la piel. Las cicatrices no son visibles porque se llevan a la parte del cabello, detrás de las orejas, o entre éstas y la mejilla.

Esta técnica presta gran atención a la correción de la papada, mejorando el descolgamiento de la piel en la zona de alrededor de la mandíbula. Si el caso lo requiere, también se estiran las arrugas de la frente y los párpado. Además, esta técnica es complementaria a otras técnicas como pueden ser el aumento de pómulos o la rinoplastia.

Los vendajes y los drenajes son importantes para que no se creen hematomas, ya que a través del drenaje se permite la salida de la sangre acumulada.

Para el postoperatorio se recetan analgésicos, sin embargo, el dolor suele ser menos del esperado. Se recomienda dormir con la cabecera de la cama levantada ni se puede usar hielo en la zona, puesto que la piel es muy delicada tras la cirugía. Tampoco se puede fumar hasta pasadas tres semanas o recibir visitas de fumadores. Al día siguiente de la intervención ya es posible ducharse, lavarse el pelo.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos